Un lugar para leer sobre León

El Reino de León y su influencia en Europa

El Reino de León y su influencia en Europa

Oct 16, 2012

Europa, Edad Media

El Reino de León ha sido uno de los principales exponentes del medioevo europeo. No solo por ser un estado independiente durante varios siglos, sino por ser uno de los principales baluartes para que la cultura europea, tal y como la conocemos, fuese lo que es hoy.

Sin el Reino de León, sin su empuje para conquistar tierras hacia el Sur, la cultura musulmana sería predominante en el sur de Europa y, por tanto, hoy todo sería distinto.

Sería distinto porque con una fuerza consolidada en el Sur la península Ibérica se habría convertido en uno de los principales baluartes de un Islam que, recordemos, en el Siglo XVI se expandía por buena parte de Europa del Este.

Sin el Reino de León no habría existido una Monarquía Católica Universal, con lo que a buen seguro el Imperio Otomano habría conquistado sin excesivas dificultades los territorios que le restaban en su carrera hacia el Atlántico. León es, en cierto sentido, un banco de cordón umbilical de donde pueden extraerse las células madre para, en un futuro, reuperar las esencias de Europa.

 

Mapa de Europa en el Siglo XVI.

 

Europa, en dos bloques

Sin el Reino de León, el Islam ocuparía la península Ibérica y las principales islas del Mediterráneo, Cerdeña y Sicilia incluidas, con toda probabilidad gobernadas desde Iberia. El Imperio Otomano sería la otra fuerza islámica dominante, creando una pinza en los territorios que bordean el Sacro Imperio Romano Germánico, desde las costas del Mar del Norte hasta Estambul.

En medio se sitúa, junto al Imperio, Francia, y en el norte las Islas Británicas. En la parte norte de Europa un estado escandinavo junto a un Imperio Ruso completan el mapa político.

Sin duda interesante, sin duda entretenido, sin duda ficción. Pero también sin duda una muestra de la importancia que León tuvo para el pasado, el presente y el futuro. Europa habría sido completamente diferente a la que hoy conocemos si León jamás hubiera sido un estado independiente.

Ahora, toca mirar hacia el futuro, ver que hay posibilidades y que muchas veces es cuestión de marketing para establecer programas de actuación y estrategias que nos lleven hacia un mundo mejor.